Social Icons

5 de septiembre de 2014

¿Qué es la depresión? - Más allá de la Tristeza

Seguramente has escuchado al menos una vez que algún conocido tuyo sufre de depresión o tú has pasado por ese estado. Sin embargo, a diferencia de lo que mucha gente puede creer la tristeza y la depresión no es lo mismo. Sufrir por la pérdida de un trabajo, una separación o el padecimiento de enfermedades crónicas puede conducir a comportamientos que pueden llegar confundirse con la depresión aunque en muchas ocasiones no llegan a serlo.

Para ser más claro, la diferencia entre la tristeza y la depresión es que la primera es una emoción mientras que la segunda se trata de una enfermedad. Veamos un poco más al respecto


¿Qué es la Depresión?

La depresión es un trastorno del estado emocional, que conduce a sentimientos de tristeza o a una pérdida de esperanza por un largo tiempo. Al ser más grave que un simple episodio de tristeza, dolor o cualquier otra sensación temporal de pérdida de energía, la depresión puede tener un impacto significativo en tu gozo de vivir la vida, en tu capacidad en el trabajo, en fin, en toda tu salud general y hasta en la gente que se encuentra a tu alrededor. 

La depresión clínica tiene dos componentes principales: la intensidad y la duración. Esto quiere decir que se manifiesta de manera diferente de una persona a otra. Algunos se sienten "derribados” por un período largo, mientras que en otras personas los sentimientos de depresión van y vienen. 

Si una persona tiene episodios breves de depresión con leve intensidad entonces puede ser capaz de continuar con su vida profesional y hacer frente a las actividades cotidianas de forma casi normal. Sin embargo, si la persona no sigue un tratamiento en forma corre el riesgo de que los episodios depresivos incrementen tanto su intensidad como duración. 

La depresión puede comenzar con síntomas de ansiedad (como la preocupación excesiva) o con síntomas de tristeza o falta de energía que tienen una duración de varios días, semanas o meses, antes de la aparición de la depresión en toda la regla. Los trastornos pueden presentarse en la capacidad de concentración o la memoria, la sensación de pérdida de placer en actividades que antes eran placenteras, cambios en el sueño y el apetito. Una persona con depresión puede aislarse socialmente de los demás y puede perder interés en la actividad sexual. 

En los casos graves de depresión, la persona puede llegar presentar incapacidad para comunicarse total o parcialmente o para realizar sus actividades rutinarias e en el peor de los caso cometer un suicidio (alrededor del 15% de las personas con depresión mueren por esta causa). En estos casos, consultar a un especialista para el tratamiento y seguimiento es esencial. 


¿Por qué se presenta la Depresión?

Ahora se sabe que existe cierta predisposición genética a padecer depresión. Si una persona tiene un familiar de primer grado, como padre o madre con esta condición, el riesgo de que la presente también es hasta tres veces mayor que aquellas personas sin antecedentes familiares. 

Mientras que otros factores de riesgo incluyen:

Enfermedades de largo plazo (crónicas). Tales como la artritis, enfermedades del corazón, diabetes, cáncer.

Administración de fármacos. Algunos medicamentos, como los narcóticos o esteroides utilizados para aliviar el dolor pueden causar un desequilibrio de ciertas sustancias químicas del cerebro, llamadas neurotransmisores. Esto incluye también el abuso en drogas y alcohol.

Trastornos en la secreción de hormonas. Como la tiroides, estrógenos, testosterona o el desequilibrio suprarrenal.

Desequilibrios Bioquímicos. Deficiencia de minerales como el calcio, hierro o magnesio.

Infecciones. Como infecciones virales en el hígado, el cerebro o VIH.

Eventos estresantes de la vida. Dificultades económicas o familiares, falta de empleo, la enfermedad de algún ser querido y cualquier otro evento que mantenga los períodos de estrés prolongados puede ocasionar depresión.


Eventos traumatizantes. La muerte de algún ser querido, alguna violación o historias de abuso sexual desde la niñez.

Pérdida de la capacidad para realizar labores cotidianas. La sensación de depender de otros en tareas que te resultaban sencillos puede traer consigo fuertes episodios de depresión como en el caso de las personas adultas mayores o quedar parapléjico por accidente o enfermedad.

Riesgos de depresión en las mujeres. El uso de anticonceptivos, el nacimiento de un hijo (depresión post-parto), síndrome post menstrual grave (trastorno disfórico premenstrual), infertilidad, menopausia o pérdida de la matriz u ovarios.

Riesgos de depresión en los hombres. Problemas sexuales como una disfunción eréctil, eyaculación precoz, esterilidad o pérdida de los testículos. 

Como verás, existen muchos factores que pueden llevar a una persona a padecer depresión por lo que su incidencia a nivel mundial ha crecido exponencialmente además de que vivimos en una sociedad que se centra en la competencia y el deseo de ser perfecto.

La depresión es una condición seria que requiere el apoyo de las personas cercanas. Aún en nuestros días muchos siguen pensando que se trata sólo la falta de voluntad, pero en realidad es algo que resulta mucho más complejo y difícil. 

Lamentablemente los individuos con depresión pueden presentar resistencia a la idea de buscar ayuda porque tienen la idea de que eso representaría debilidad personal o un defecto de carácter o creen que deben ser capaces de salir por si mismos de ese estado. Por lo que necesitan ser alentados, comprendido, escuchados y no criticados, minimizados o señalados.


 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates